Home Curiosidades ¿El eco es un fenómeno acústico? Lee una explicación diferente
¿El eco es un fenómeno acústico? Lee una explicación diferente

¿El eco es un fenómeno acústico? Lee una explicación diferente

0
Share Button

¿Sabéis? vivimos en un mundo legado del Positivismo, es decir, que cree en la ciencia y en su ‘verdad’ por encima de todas las cosas. A día de hoy, entre amigos, familiares o compañeros de trabajo, casi cualquier debate termina cuando alguien suelta eso de: ‘es que eso está demostrado científicamente…’ ¿No os ha pasado?

A partir del siglo XVII, René Descartes (Sí, muy bien, el del: ‘pienso, luego existo’) se convierte en el padre del método científico y tras él, otros pensadores como Comte dan continuidad a esa fe que es la ciencia. Desde entonces, la sociedad ha estado cada vez más abrazada a la presunta objetividad y pragmatismo de los científicos y sus descubrimientos. No os asustéis, no voy a escribir un artículo en contra del progreso ni nada por el estilo, os cuento esto para introduciros en el hecho de que no siempre fue así. Hubo una época anterior al método científico, hubo una época donde las respuestas a las grandes preguntas no se contestaban con fríos datos y sofisticados instrumentos, os hablo del tiempo de los dioses, el tiempo de los mitos.

La historia que narraré a continuación desempeña la función de explicar de dónde viene el fenómeno acústico del eco, si lo buscáis por cualquier lado, encontraréis una ilustradora explicación empírica, científica y muy difícil de rebatir, pero no tendrá la belleza del mito que yo os voy a contar. Os garantizo algo, permanecerá en vuestra memoria más tiempo que la historia de los de las batas blancas ¿Estáis preparados para algo muy poco científico? no os preocupéis, seré lo más breve posible.

Pues resulta que hace mucho tiempo (mucho de verdad, no existían ni los selfies), más de dos mil años atrás, la humanidad vivía subyugada y subordinada al dominio de los dioses del Olimpo. Estos dioses (los cuales seguro conocéis a alguno que otro porque son muy populares y cucos ellos) habitaban solemnemente en el elevado Olimpo. Esto de estar todo el día vigilante desde los cielos debía ser de lo más aburrido y tedioso, lo digo porque más de una vez (y de dos, y de tres, y de cuatro…) alguno de estos dioses inmortales tan molones se escabullía y tenía una historieta de salseo y romance con alguna o algún habitante mortal de la tierra. Esta historia, os adelanto, no es una excepción.

Zeus, líder de los dioses del Olimpo (el dandy de la foto de arriba), se encaprichó (carnalmente entendamos) de una joven ninfa que habitaba por los bosques del mundo mortal, la joven ninfa Eco, de la cual se decía, pronunciaba las más bellas palabras que nadie podía escuchar. Tras múltiples encuentros secretos, furtivos y amorosos entre ambos, fueron descubiertos por Hera, mujer de Zeus y diosa del matrimonio… Sí, el gachón de Zeus no solo era infiel sino que lo era al mismísimo matrimonio en sí, todo un crack nuestro (¬¬) Zeusito.

La venganza de la colérica (yo también lo estaría eh) Hera no se hizo esperar, con una maldición, no solo arrebató a la ninfa Eco la dulzura retórica de la que gozaba, sino que le impidió que hablase por su propia voluntad para siempre. Hera se aseguraba así de que Eco nunca fuese a contar el adulterio de su marido, el cual generaría una gran vergüenza para la ofendida diosa ¿Sabéis? la maldición no era del todo perfecta, Eco aún podía hablar, pero por desgracia, tan solo era capaz de repetir la última palabra que dijesen los demás. Triste y abatida, abandonó el trato con el mundo de los hombres y se exilió allá donde hubiese naturaleza.

No hace falta que lo explique ¿verdad? este es el motivo por el que cuando subimos a una montaña o algún otro lugar elevado, y gritamos algo, lo volvemos a escuchar de vuelta, no tiene nada que ver con ondas de sonido, rebotes, ni nada de eso. Es señal inequívoca, queridos lectores, de que la pobre ninfa Eco está cerca de nosotros.

Hasta aquí el artículo y el cuento mitológico de hoy ¿Os ha gustado? ya sabéis, no dudéis en compartirlo con vuestros familiares, amigos y allegados para dároslas de interesantes y fomentar un poquito ese algo diferente que todos necesitamos a veces, aunque no sea la más objetiva verdad.

 

Share Button
Descastado 'No puedo detenerme, perdonad, tengo prisa, soy un río de fuerza, si me detengo, moriré ahogado en mi propio remanso'