Home Curiosidades Diversión con etimologías (Episodio: 1)
Diversión con etimologías (Episodio: 1)

Diversión con etimologías (Episodio: 1)

0
Share Button

 

Sí, has leído bien, diversión con etimologías. Yo no soy el Dr. Sheldon Cooper, ni esto es Diversión con Banderas, en esta ocasión, la ‘diversión’ va a surgir desde el mundo de las letras. En cada capítulo de esta sección analizaremos la curiosa etimología de algunas de las palabras que utilizamos hoy en día, ahora bien, algunos os preguntaréis ¿Qué es la etimología? Pues ni más ni menos que el estudio del origen de las palabras ¿Qué? ¿Crees que no puede haber nada de interés en ello? Sigue leyendo y te enterarás de datos que seguro que contarás en tu próxima quedada con la familia o amigos.

 

  • Asesino

Todos conocemos el significado de esta palabra ¿verdad? Por si acaso, veamos lo que dice la RAE

Significado:

  1. [persona] Que comete asesinato. ‘el sicario planeó el crimen junto al resto de asesinos’.
  2. [cosa] Que interviene o se utiliza en un asesinato. ‘mano asesina, arma asesina”.

Etimología: Préstamo (s. XIII) del árabe, lengua en la que equivale a ‘bebedor de hachís, bebida narcótica de hojas de cáñamo’. En esta lengua se aplicaba a los miembros de una secta de Siria que se dedicaban a ejecutar sangrientas venganzas políticas, exaltados por su jefe y por el hachís. La palabra no se generaliza en español hasta el s. XVIII.

Yo hasta veo cierto positivismo en esta etimología, podéis llamadme macabro, pero al menos, en el siglo XIII, parece que para cometer el horrible acto de matar a alguien debían al menos, alentarse o anestesiarse con algo que restase dureza a la terrible acción. Es decir, que estos sectarios parecían gente con conciencia ¿no?

 

  • Cementerio

Significado:

  1. Lugar destinado a enterrar a las personas muertas. “los cementerios cristianos se crearon aprovechando, en una primera etapa, los jardines de las casas patricias”.
  2. Lugar al que van a morir ciertos animales o que está destinado a enterrarlos. “cementerio de elefantes”.

Etimología: Préstamo (s. XIII) del latín coemeterium y este del griego koimêtêrion ‘dormitorio’, derivado de koiman ‘acostarse’, por comparación del cementerio con un dormitorio.

Viéndolo desde el punto de vista de los griegos, la muerte no parece algo tan temible, es solo que te ‘acuestas’ en el ‘dormitorio’. Una siesta larga digamos, quizás patrocinada por algún bebedor sirio de hachís.

 

Hasta aquí la etimología del par de palabras de hoy ¿Sigues creyendo que el origen de las palabras es aburrido? ¿Cuánto vas a tardar en compartir con alguien lo que acabas de leer? Si te has quedado con ganas de más, estate atento, en breve llegará el segundo episodio.

Share Button