Home Curiosidades ¿Con qué sueñan los perros?
¿Con qué sueñan los perros?

¿Con qué sueñan los perros?

0
Share Button

Todos aquellos que tenemos perros y los hemos observado dormir, vemos que mueven las patitas, la cola o incluso hacen sonidos. Algunos, hasta roncan.

Pero, ¿con qué sueñan los perros? ¿soñarán con que corren por el campo?, ¿con que cazan animales y persiguen pájaros?, ¿soñarán con que juegan con sus amos?, ¿con platos de comida riquísimos o con otros perros? Pues, lamentablemente no es así.

Los perros tienen un sueño muy parecido a las personas (de hecho, tienen una fase R.E.M. de sueño profundo que les permite ver imágenes, al igual que los humanos) pero no sueñan con aventuras, ni con juegos, ni con un paraíso de comida.

La corteza cerebral es la encargada de generar los sueños y se encuentra muy activa durante la fase R.E.M. Ésta trabaja de forma similar a la de los humanos (es decir: genera sueños). Sin embargo, y a diferencia de los humanos, el cerebro del perro no posee las redes neuronales que tienen los humanos.

Nuestros sueños nos permiten imaginar porque, durante este, las zonas menos activas del cerebro son las de los lóbulos frontales, encargadas del raciocinio y de distinguir la realidad de la ficción. Eso permite que las conexiones neuronales, encargadas de imaginar, actúen libremente y nos hagan creer que volamos, que volvemos al colegio, que una persona se convierte en otra… haciendo que el subconsciente campe libremente.

Según un estudio de la Universidad de Dartmout, hay 11 áreas cerebrales involucradas en el proceso de imaginar. Más que una zona concreta, se trata de toda una red neuronal repartida en 11 partes diferentes como el córtex frontal, el parietal y el occipital. Durante el sueño, estas zonas se conectan mediante transmisores de información (neuronas) y nos permiten “imaginar” en sueños.

Representación de los cuatro lóbulos cerebrales: frontal (rojo), temporal (azul), parietal (verde) y occipital (amarillo).

 

A pesar de que el cerebro del perro tiene estas zonas, su conexión y transmisión de información durante la fase R.E.M. no es la misma.

Eso quiere decir que los perros no pueden imaginar en sueños como las personas.

 

Áreas cerebrales que, al conectarse mediante una red de neuronas, transmiten la facultad de “imaginar”

 

Por ello y, como los perros no tienen esto, sólo sueñan con los recuerdos del día. Las imágenes que ven son las mismas que han vivido en el día de hoy o en días muy cercanos (no pueden imaginar).

Es una pena pero el cerebro humano es de una ingeniería perfecta.

Share Button