Home Curiosidades Que comas berberechos, he dicho.
Que comas berberechos, he dicho.

Que comas berberechos, he dicho.

0
Share Button

Como si me diesen comisión por hablar de estos miniseres, ha resultado ser un tema recurrente en mi biblioteca de “cosas que parece que no sirven de nada pero al final sí”. Algo tan pequeño, tan común, tan imperceptible. Me resulta extremadamente tentador ponerlo sobre la mesa, con limón, como aderezo para un pescaíto, como tema interesante… y es que valen para todo.

Los más curiosos puede que ya sepan que esos animalitos poco tienen de “ito” en uno de sus órganos con respecto al tamaño de su cuerpo. Sí, nos referimos al aparato reproductor, ya que los moluscos necesitan tener un miembro de gran tamaño para procrear. ¿Que por qué? Porque si al ser humano le resulta complicado hacer algo en la playa, imaginaos lo que puede costarles a nuestros protagonistas, entre piedras. No es que estén bien dotados, que también, sino que nos encontramos ante el resultado de la mera supervivencia, puesto que para conservar su especie necesitan una extensión lo suficientemente larga como para poder salir de su concha e introducirse en la de las hembras.

Dicho esto, cabe destacar que sus primos hermanos les superan en el ranking. Hablamos de los percebes, en torno a los cuales se ha generado un mito un poco desorbitado, una leyenda que los dotaba de un órgano reproductor cuyo tamaño era hasta 40 veces superior al de su cuerpo. Siento comunicaros, amigos, que los datos reales distan bastante de estas cifras.

Según un estudio vía experimento llevado a cabo por un equipo de investigación del Aquarium Finisterrae de A Coruña, la proporción de miembro del percebe es solo una vez y media mayor que su cuerpo. ¿Te causa decepción después de la expectativa? Quizá se te pase cuando leas que si este tamaño lo tuviera un humano de altura media, su pene mediría unos 2,55 metros.

Pero quisiera volver al tema antes de descarrilar, ya que no he terminado con los berberechos que, obviando las curiosidades antes mencionadas, poseen grandes beneficios nutricionales. Una excelente fuente de proteínas muy recomendable para los que empiecen ahora la operación prenavidad o los que simplemente se preocupen por su salud, ya que es un alimento sin colesterol, muy bajo en grasa y carente de carbohidratos.

Por ejemplo, 100 gr. de este manjar, tiene diez veces menos grasa y colesterol que 100 gr. de huevo.

 

Otra cosa que tiene es más hierro que un puente. Bueno, quizá eso lo haya exagerado un poco, pero más que las lentejas seguro, y calcio, y potasio, y vitaminas A, B1, B2, B3, B6, B9, B12, C y E… ya solo le falta un doctorado al berberecho.

Y como sé que ahora te habrán dado muchísimas ganas de añadir esta delicia a tu dieta, te pediré que los consumas con cuidado puesto que como todo, un abuso en su consumo podría ser perjudicial para la salud. Sé que cuesta creerlo, a mí también me dolió aceptarlo, pero hemos de saber que es uno de los moluscos que más mercurio y plomo posee. Una vez más, la vida nos enseña que no se puede ser perfecto en todo, pero bien dosificados, estos bichejos seguirán presentes en mi vida, de eso estoy segura.

Share Button