Home Temas Ciencia y tecnologia ¿La Inteligencia Artificial representa un riesgo para la humanidad?
¿La Inteligencia Artificial representa un riesgo para la humanidad?

¿La Inteligencia Artificial representa un riesgo para la humanidad?

0
Share Button

Por momentos, la inteligencia artificial puede parecer entretenida, útil e incluso liberadora, ya que diferentes dispositivos son cada vez más capaces de valerse por sí mismos y funcionar sin intervención humana. La experiencia humana ha sido en general buena, a excepción de cuando suceden accidentes o fallas, pero desde hace unos años existen advertencias de científicos, reflejadas muchas veces el cine y la literatura sobre el posible impacto de la Inteligencia Artificial en el futuro de la humanidad.

Según Elon Musk, fundador de la plataforma PayPal, la compañía de baterías Tesla y la compañía espacial SpaceX, la Inteligencia Artificial (IA) representa una potencial amenaza para la humanidad y que es una tecnología que podría salirse fácilmente de control.

robots de inteligencia artificial

El magnate da las tecnologías piensa que las cosas van demasiado rápido, y que si las grandes compañías desarrolladoras no meditan lo que están haciendo la IA resultará tan peligrosa como el armamentismo nuclear. Su principal preocupación es económica, al señalar que las máquinas podrían sustituir en masa a los seres humanos en los puestos de trabajo. De hecho, esto ya está pasando.

Un estudio titulado El futuro del empleo: ¿cuánto son susceptibles de automatización los empleos?” que analiza 702 ocupaciones, indica que en dos décadas desaparecerán 47% de los empleos en Estados Unidos. Como indicó el reputado economista Keynes, el desempleo aumentará debido a que “…el descubrimiento de formas de economizar puestos de trabajo será más rápido que la velocidad a la que se crearán otros nuevos”. Por cómo va el siglo XXI, esto está pronto a hacerse realidad. En Tokyo, Japón, el tren Yurikamome es autónomo y se conduce sin un piloto humano. Otro ejemplo práctico sería el del servicio de correo, que fue sustituido en su mayoría por el correo electrónico.

 

La automatización de tareas y sustitución del personal humano ocurre en ocupaciones metódicas y rutinarias, con procedimientos definidos y sin variables, como en procesos de fabricación o empaque de productos. Por los momentos, ha costado mucho automatizar tareas que requieren la flexibilidad física o el nivel cognitivo de un humano.

Por su parte Ramón López de Mantarás, quien es director del Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España, no cree que algún día una máquina llegue a razonar y pensar como nosotros. El científico, quien es una de las autoridades del tema en España, dice que las máquinas desarrolladas con tecnología de IA se han quedado con el ‘qué’ olvidando el ‘por qué’, indicando que son especialistas en determinadas tareas, pero no son suficientemente inteligentes para justificarlas o reflexionar acerca de las mismas. Para ilustrar esta idea, podríamos citar el coche autónomo -no necesita piloto- desarrollado por Google, que analiza y procesa miles de terabytes de información y funciona a la perfección, tanto así que ha recorrido 1,6 millones de kilómetros según la compañía, pero el carro no tiene una respuesta sólida a cómo ha llegado a cumplir esa tarea.

Mantarás discrepa de futurólogos como Raymond Kurzweil, quien sostiene que durante este siglo los robots podrán aprobar el test de Turing, consistente en responder acertadamente preguntas hechas por un humano. El científico, que trabaja en la división de Ingeniería de Google, predijo que rondando el año 1998 un ordenador le ganaría a un campeón mundial de ajedrez en una partida. Esto ocurrió en 1996 cuando Gari Kasparov, una de las leyendas del ajedrez perdió contra el programa informático IBM Deep Blue.

En la actualidad, los drones son un ejemplo de la eficiencia que pueden tener las máquinas si son suficientemente inteligentes. Según la Institución Brookings, ubicada en Washington, Estados Unidos tiene 8.000 de estos dispositivos luchando contra el terrorismo, habiendo matado 2.400 personas. Los modelos domésticos o comerciales, ya son capaces de filmar y subir a alturas impresionantes. Otros tienen todo tipo de sensores y pueden realizar tareas de transporte, como han experimentado los gigantes de la venta online Amazon y Ali Baba. Otros controlan la caza furtiva y recopilan datos sobre el comportamiento de diferentes ecosistemas. Incluso, el pequeño Nano Hummingbird puede hacerse pasar por un colibrí.

Lo cierto es que la humanidad se encuentra a la expectativa de lo que verdaderamente pueden hacer los robots y máquinas con IA. En la película The Imitation Game (2014), Benedict Cumberbatch interpreta al padre de la informática, Alan Turing. En una escena, un detective le pregunta “¿Podrán las máquinas algún día pensar como los humanos?”, a lo que Turing responde “La mayoría de la gente piensa que no. El problema es que está haciendo una pregunta estúpida. Desde luego que las máquinas no pueden pensar como las personas. Son diferentes, y piensan diferente. La cuestión es: por el hecho de que algo sea diferente, ¿significa que no puede pensar?”. Dentro de unos años averiguaremos.

Share Button

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR